Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Bucle de chocolate al vino tinto

Lamento haberte traído a conocer mi casa en estas circunstancias. No te asustes, tonto, eso que está esparcido sobre los sillones es el relleno de los almohadones. ¡Oh, la alfombra! Ese surco oscuro que viene de afuera, rodea cada mueble y vuelve a salir hasta el pasillo parece una serie de dibujos perfectos de las patas de Firuláis. ¡Y aquello es la caja de bombones de chocolate que yo tenía bajo llave! La tenía reservada para comer de a poco, no para que la vaciaran, la aplastaran y la dejaran tirada junto a una botella de vino sobre el piso de la cocina.

Ahora, sígueme. Con cuidado de no pisar las trampas. Iremos en busca de quien hizo esto, pero volveremos un par de horas atrás con mi nuevo Timeneitor de pulsera. Tomaré tu mano mientras lo activo, espero que no te moleste.

Qué puntería, llevarnos justo al momento en que los cojines explotan. Cierra la boca, a ver si te ahogas con toda esa gomaespuma barata. No volveré a comprar esa marca. ¿Es Firuláis el que da vueltas como loco? …

Entradas más recientes

Visita guiada

Sobre la madurez (y otras porquerías de la vida)