...y por eso es que lo sigue haciendo

ciro
Justo cuando me siento a escribir, aparece él. Da un par de vueltas a mi alrededor, sigiloso, de forma que no lo noto hasta que ya es muy tarde. Exactamente, cuando estoy más concentrada. Entonces salta hacia mí, desde el suelo, se eleva como una mancha blanca y peluda hasta posarse en mi falda. En el camino, vuelan cables, vasos de vidrio y todo objeto que pueda estar a su alcance. Luego me mira y ronronea. Al instante, ya lo he perdonado.

+++

Las palabras de este mes: forma, exactamente, justo.
Micro para el reto Cinco líneas de Adella Brac del mes de julio. Estoy tan cansada que mi cerebro sacó anécdota felina de todos los días.

¡Gracias a Adella por la medalla de plata! Está preciosa, la he dejado como banner en el blog. 

Comentarios

  1. Certero y conciso. Ante esa mirada del dulce menino, caistes bajo su hechizo. !Me encanto!
    !Felicidades por tu medalla!
    !Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. El ronroneo es parte de nuestro plan para teneros dominados y así conquistar el mundo.

    Prrrrrrrrrrrr.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ah! Qué lindo relato, me ha encantado. Es cierto que te miran con esa carita y ya no importa. Y si te mueven la cola, olvídate, ya cediste XD

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario